Negaron la custodia de Ambar al tío por ser gay y la bebé fue asesinada

3 mayo, 2018

Negaron la custodia de una niña de un año al tío por ser gay y la bebé fue asesinada

Imagen tomada de TVN

La pena de muerte es lo que está pidiendo la comunidad chilena para el hombre que ha violado y torturado a la pequeña de tan solo un año de edad.

El caso de Ambar tiene consternada a toda Chile. La niña que con tan solo un año y ocho meses de edad fue cruelmente agredida sexualmente por el marido de la tía de la menor, como lo asegura la fiscalía.

La pequeña y su hermana mayor de 8 años habían quedado en custodia de una tía y su esposo, Miguel Andrés Espinoza Aravena de 30 años, porque su madre estaba incapacitada para cuidarla y de su padre no hay rastro alguno.

Según el relato de su tío, Ignacio Páez, hace cinco meses le solicitó a la fiscalía la custodia de las dos menores, en vista, de que ellas estaban sufriendo maltrato físico por parte del marido de su hermana, y la mujer no hacía nada para detener el abuso físico. Cuenta el mismo Ignacio que las pequeñas vivían con lesiones en su piel, producto de la agresividad de Espinoza Aravena.

En entrevista con el programa de televisión matutino ‘Muy buenos días’, del canal TVN, Espinoza declaró que luchó por obtener la tutoría de su sobrina, pero:

“Teníamos todo listo para tener a las niñas y ellos me preguntaron antes de la audiencia si era homosexual”.

Y hasta allí llegó todo el proceso de custodia que había solicitado Páez.

En la misma entrevista Ignacio contó cómo era el carácter del asesino de la niña, asegurando que tiene testigos de que estaba diciendo ante cámaras:

“Yo sabía que él no era un hombre competente para cuidarla porque era un hombre violento, y tengo testigos, tengo pruebas. Era violento con su mujer, alzaba la voz”.

La tuición de la pequeña le había sido negada al tío supuestamente por la homosexualidad de éste, por lo tanto, la menor tuvo que quedarse en manos de un monstruo que la golpeaba y terminó violándola, siendo este el caso más aterrador que un menor ha sufrido en Chile.

Según destacó el desconcierto.cl Páez acusó discriminación ante los hechos:

“Me hicieron discriminación, me tiraron a un lado por mi preferencia sexual (…) Directamente no lo dijeron, pero sí teníamos todo listo para tener a las niñas y ellos me preguntaron antes de la audiencia si era homosexual y yo dije que sí, inclusive dijeron que no había problema y después me salen con esto”.

La pequeña murió el sábado en compañía de los médicos que intentaron sin éxito salvarle la vida.

“Ámbar descansó finalmente de una vida que sólo conoció el dolor. Yo tomé sus manitos cuando partió y sin ser nada, sin ser digno de hacerlo, la bendije. Solo porque yo estaba ahí y no un sacerdote, no su padre”.

Escribió en Facebook uno de los médicos que atendió a la niña. Mientras que otro comentó:

“Lo que siento hoy no es deseos de que maten a nadie, cuestión que no soluciona nada. Hoy siento que debimos estar ahí antes que todo pasara para Ámbar y para tantos otros”.

¿Quieres compartir una publicación? ¡Escríbenos aquí!