Fantasear con extraños durante el sexo “hace que los bebes nazcan gais”

13 marzo, 2018

Fantasear con extraños durante el sexo “hace que los bebes nazcan gais”

Lo asegura el iman Rahmatulloh Saifutdinov.
Ya estamos al borde de un ataque con tantas estupideces acerca de “lo que hace gay a una persona”.

iman Rahmatulloh Saifutdinov
Iman Rahmatulloh Saifutdinov – Imagen: RFE/RL

Rahmatulloh Saifutdinov, iman de Uzbekistán, ha hecho un anuncio realmente sorprendente a su comunidad: “fantasear con extraños hace que los bebes nazcan homosexuales”.
Esta gran revelación divina le vino a la mente el pasado viernes 2 de marzo, cuando estaba juzgando a los feligreses de su mezquita, quienes escuchaban atentos el sermón sobre las relaciones sexuales entre hombre y mujer.
Ya es hasta común que el predicador se vaya en contra de la homosexualidad, pero en está ocasión se vale decir que tenía que innovar con sus acusaciones y le toco inventar tan enloquecedora versión de lo que produce, según él, la homosexualidad.
El iman dijo que las mujeres pensaban en otros hombres mientras realizaban los actos sexuales con sus maridos, por ello, los bebes en ese momento engendrados nacerían gais.
“Sus pensamientos pueden llevar al nacimiento de niños homosexuales, todo porque fantasean con los actores guapos de las novelas turcas”.
¿Es en serio? Así es, esas fueron las palabras textuales del iman, quien acá entre nosotros, sabe muy bien que los actores turcos son muy guapos, echándoles la culpa de que los niños nazcan gais.
Pero las mujeres no son las únicas pecaminosas.
El iman también les dio su sermón a los hombres, diciendo lo siguiente:
“A los hombres se les prohíbe fantasear con mujeres bellas cuando tengan relaciones sexuales con sus esposas, porque esto puede llevar al nacimiento de niñas lesbianas”, continuó Saifutdinov.
giphy (440)
Ahora nos puede quedar todo claro al saber, según Saifutdinov, que la culpa de que seamos homosexuales las tienen nuestras madres porque tuvieron pensamientos lujuriosos con otros hombres cuando fuimos engendrados.
¿Así o más tedioso puede ser ese pensamiento?