En Colombia denuncian que la trata de personas Lgbt creció un 77%

3 mayo, 2018

En Colombia denuncian que la trata de personas Lgbt creció un 77%

Imagen tomada de Toister

La trata de personas Lgbt en Colombia va en aumento, ya que 8 de cada 10 que fueron consultadas para un estudio de la Secretaría de Planeación y la ONU, aseguraron haber sido víctimas durante el conflicto armado.

Las mismas, no forman parte del Registro Único de Víctimas. Esto quiere decir que la indemnización que les corresponde está más lejos para ellos.

Así lo reveló el sondeo sobre sectores sociales Lgbt, conflicto armado y trata de personas. La misma fue asesorada por la Dirección de Diversidad Sexual de Planeación.

Además, se llevó a término por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodoc). En la misma, consultaron a 241 personas en 7 puntos de la capital del país.

Algunas de ellas con alta vulnerabilidad para esta comunidad: Barrios Unidos, Chapinero, Ciudad Bolívar, Kennedy, Los Mártires, Santa Fe y Suba.

“No son datos estadísticos ni indicadores de ciudad, sino que permiten identificar tendencias”.

“Por ejemplo, que existe una alta relación entre su condición sexual y el riesgo de ser víctimas de trata de personas”.

Lo antes mencionado, lo expuso el director de Diversidad de la secretaría, Juan Carlos Prieto. En la capital, el 77% de este sector corre el peligro de caer en redes dedicadas a la trata de personas.

La carencia de afecto expone a las personas Lgbt

Lo trágico es que la ausencia de afecto y personas cercanas, motivado a la exclusión de la que son víctimas por la sociedad, los expone más.

“Cuando usted llega a una ciudad como Bogotá es muy susceptible de caer en una red de ese tipo. Por ejemplo, de ser objeto de prostitución por no encontrar más opciones de sustento”.

“Incluso, por carecer de afecto, familia y apoyo; trabajan sexualmente para comprar ese cariño”. Explicó Prieto, sobre las condiciones más perjudiciales.

Personas transgénero son víctimas de trata por cirugías estéticas

También, describió un escenario muy frecuente entre las personas transgénero. Estos adquieren numerosas deudas para cambiar su cuerpo, a través de operaciones estéticas.

Después esa obligación de pago se les convierte en una violación de derechos. Quedan expuestas a la disposición de terceros, quienes las explotan y les exigen trabajos sexuales.

Lo antes mencionado, demostró que la trata de personas no solo se observa en el exterior del país sino que se ejecuta y es continua dentro de Bogotá.

A esa conclusión llegaron tras observar cómo la mayoría de los entrevistados (82% hombres o mujeres transgénero; 13% mujeres y 1 % persona intersexual); llegaron a pensar que solo por su condición les sucedió lo que les pasó durante el conflicto armado.

Esto como si tuvieran un grado de responsabilidad en esos actos por vivir una condición sexual diversa.

¿Quieres compartir una publicación? ¡Escríbenos aquí!