Saboteador intentó romper una pancarta del arcoíris… y no pudo

4 mayo, 2018

Saboteador intentó romper una pancarta del arcoíris… y no pudo

Imagen tomada de Youtube

Un agitador de ultra derecha pasó el ridículo de su vida (y de paso se viralizó en Internet) al tratar de destruir sin éxito una pancarta del arco iris que protestaba contra el fascismo.

El video publicado en YouTube muestra a un presunto simpatizante del grupo extremista ‘The Proud Boys’, considerado como un grupo de odio nacionalista blanco, en los Estados Unidos.

Según los informes de la prensa local, el hombre asistía a una manifestación de los ‘Proud Boys’ fuera de una conferencia de inmigración en Seattle cuando tomó una pancarta con la bandera del orgullo gay que llevaba escrito el mensaje:

“¡NO! En nombre de la humanidad, nos negamos a aceptar una América fascista “.

Los espectadores de la protesta observaron con júbilo cómo el hombre intentó reiteradamente romper la pancarta para destruir el mensaje… y simplemente no pudo; como si la vida misma se negara a darle la razón.

Una mujer lo interrumpió constantemente durante el video y a manera de burla le decía:

“¡Vamos, ya casi lo logras! Estás muy cerca. Trata de romperla por el otro lado”.

Mientras el hombre intenta doblar la pancarta para partirla a la mitad, ella reia junto a otros testigos del fallido ataque.

Después de un minuto de inútil lucha para romper la pancarta, la mujer le sugiere al atacante que, opte entonces por botar el cartel a la basura y le señala un contenedor que está cerca, diciéndole:

“¿Necesitas a alguien que te ayude con eso? ¿Eres demasiado estúpido para resolverlo tú solo?”

Después de perder el aliento, y ante las risas de todos los presentes, el hombre simplemente decidió alejarse sin lograr su cometido.

El video se difundió de inmediato y no tardó en saberse que el nombre del atacante era Luke James Mahler, un estudiante de secundaria ‘Pro Trump’, que sin demora trató de negar el ataque a través de su cuenta de Facebook… Pero el video habla por sí solo y, aunque Mahler lo niegue, su intento por ocultar la verdad es tan débil como su fuerza.

¿Quieres compartir una publicación? ¡Escríbenos aquí!