Como su esposa ya no quiere tener relaciones sexuales con él, ahora piensa en el sexo gay

29 enero, 2018

Como su esposa ya no quiere tener relaciones sexuales con él, ahora piensa en el sexo gay

¿Cómo así?

Un hombre que no quiso revelar su edad dice que él y su esposa, con quien lleva 25 años de casados, ya no tienen intimidad y esto lo ha hecho cuestionarse seriamente acerca de sus necesidades y deseos sexuales. Por esta razón accedió a enviar una carta a la columnista Mary O’Conor en búsqueda de ayuda.

Lo primero que hace el hombre en su carta es adular a su esposa, describiéndola como una “mujer maravillosa” a quien ama con todas sus fuerzas. Sin embargo, dice que la parte sexual entre ellos nunca fue buena, pero el problema real comenzó hace dos años cuando la intimidad se apagó totalmente.

Como resultado, dice, siente que se están distanciando, lo que lo ha hecho fantasear con sexo con otras mujeres, orgías y sexo gay. Lo que lo ha llevado a registrarse en páginas de citas gais y bisexuales.

“He descubierto que tengo una creciente fascinación por los hombres. Me siento atraído más por querer participar en una actividad sexual de esta naturaleza”.

Recientemente inició a relacionarse con otros muchachos vía video chat, escribe. “Solo con verlos masturbarse, seguí el ritmo y también me masturbé”. Incluso comenta que últimamente, ha querido llevar las cosas al siguiente nivel y posiblemente conocer a uno de ellos en persona para una cita.

Él se pregunta:

“¿Exploro este lado de mi sexualidad que nunca habría considerado hasta hace un par de años, o sigo siendo el mismo de siempre, sintiéndome muy aislado y extrañando la intimidad que tenía con mi esposa?”

En su respuesta, la columnista primero lo felicita por reconocer y hablar abiertamente sobre sus sentimientos. No muchos hombres se sienten cómodos haciendo esto, dice ella.

“El impulso sexual es muy fuerte”, escribe. “Mi experiencia con clientes con historias parecidas a las suyas es que casi siempre siguieron sus impulsos a pesar de las consecuencias”.

Continúa, “Sin embargo, eres muy consciente de lo que puedes perder y por lo tanto debes hablar con tu esposa y decirle que sientes que te están distanciados y pregúntale si hay algo que puedas hacer para tener intimidad nuevamente”.

“Si hay más intimidad emocional, entonces la intimidad sexual debería seguir, pero primero debes conocer sus pensamientos sobre dónde ha fallado la relación”.

Mary también sugiere que el hombre debería buscar ayuda profesional para descubrir qué está pasando con sus deseos, con esto descubrirá si es bisexual, bi-curioso o gay.

“Uno podría explicar todo esto diciendo que, como tu vida sexual había disminuido por completo, fuiste en busca de cierta emoción”, dice. “Pero, ¿qué te llevó a involucrarte con el sexo con otro hombre cuando tu única experiencia hasta ahora era netamente heterosexual? Esto es algo que valdría la pena explorar con un terapeuta”.

¿Qué piensas del consejo de Mary? ¿Tú qué le dirías a este hombre?