¿Todos los hombres gays son femeninos? | Men Magazine Gay

11 mayo, 2018

¿Todos los hombres gays son femeninos?

Imagen tomada de FOX

No estamos en contra de que un hombre sea femenino, es más, apoyamos la libertad del ser y la expresión del hombre como bien desee. Hacemos esta aclaración antes que algún lector tergiverse esta nota.

Para responder la pregunta del título decimos: No. No todos los hombres gays son afeminados.

Lamentablemente esta es una mentira con la que medios como el cine y la televisión han alimentado a la gente a nivel mundial desde siempre, haciéndoles creer que los hombres homosexuales queremos ser más que una mujer.

Este mensaje que han trasmitido los medios durante años ha estereotipado a la comunidad gay en general, creando un sentimiento de homofobia desbordante en las familias, amigos y demás. Como, por ejemplo, cuando un chico sale del closet ante sus padres y el resto de la familia, entre los primeros pensamientos de ellos está:

“Se va a convertir en mujer”, o “se disfrazará como drag queen”.

Lo primero para hacer en este caso es decirles a los padres: ser un chico afeminado está bien, sin embargo, yo soy un chico a quien no le gustan los ademanes femeninos, etc…

Para aquellos que desean conocer como en realidad son los hombres homosexuales los invitamos a ver las siguientes imágenes:

-¡Él es gay!

-¡Él es gay!

-¡Él es gay!

Also, look at how fuckin beautiful this human is: @elijahthomasanderson

Una publicación compartida de Blake Mitchell (@theblakemitchell) el

-¡Él es gay!

-¡Él es gay!

The Sun ☀

Una publicación compartida de ❎a🅱i (@xabi.baluda) el

-¡Él es gay!

-¡Él es gay!

-¡Él es gay!

-¡Él es gay!

-¡Él es gay!

-¡Él es gay!

#Sextou #BomDia #Gay #Gaysp #GayBr #InstaGay #InstaGayBr

Una publicación compartida de Fabio Da silva Pereira (@fabiosp2016) el

Pues bien, como acaban de ver los gays somos iguales que los hombres heterosexuales, bisexuales y cualquier tipo de otro hombre. Somos bajitos, altos, flacos, delgados, de voz gruesa, suave, con barba, sin barba, masculinos, femeninos… en fin, los hombres que amamos a otros hombres somos como se nos de la regalada gana de ser.

¡¿Entendido?!