Neozelandeses creen que sus impuestos están destinados a un evento gay

5 febrero, 2018

Neozelandeses creen que sus impuestos están destinados a un evento gay

Específicamente a una fiesta de fisting gay.

“¿Financiar un festival fisting gay?” Así reaccionan cientos de habitantes de las islas de Nueva Zelanda cuando se les habla de la Fiesta del Orgullo de Auckland, donde habrá una parte dedicada a un evento de fisting.

Auckland, la capital de Nueva Zelanda está en pleno festejo de su festival del Orgullo que inició el día 2 de febrero y terminará el 18 de este mismo mes.

A lo largo de esas dos semanas, hay varios eventos, funciones y fiestas planificadas para celebrar el orgullo que se siente por ser Lgbt. Y es uno de esos eventos los que ha abierto la polémica entre los habitantes de la capital, porque está dedicado al fisting gay.

El Kiwifist es una de las fiestas anuales que se celebran en el marco del Festival del Orgullo de Auckland. El evento que su entrada cuesta unos 22 dólares, se comercializa como un “encuentro de más de cinco horas para homosexuales y bisexuales que gustan del fisting y la diversión a lo grande”, abierto para “todos los culos (todo público)”.

La fiesta tiene un afiche de publicidad dentro del marco del festejo que está abierto al público, sin embargo, el lugar donde se lleva a cabo se encuentra lejos de donde se lleva a cabo el festival del Orgullo, en un lugar privado exclusivo para los amantes de esta actividad.

Y es precisamente esta publicidad que se encuentra en medio del evento, la que ha causado la controversia, porque los ciudadanos piensan que, dentro de la organización del Festival del Orgullo, financiado por los recursos financieros de los habitantes de Auckland, han creado esta fiesta sexual gay dedicada al fisting.

Ha sido tanto la polémica que representantes de la Ratepayers’ Alliance, quienes manejan el dinero de los contribuyentes, han dado declaraciones a los medios de comunicación diciendo que independientemente del evento del Orgullo se celebran fiestas y festivales privados, muchos con temáticas sexuales, los cuales no están organizados por el Festival del Orgullo.

Sin embargo, hay miembros de la misma comunidad Lgbt quienes están confundidos y piensan que la organización del Orgullo tiene algo que ver con el evento del fisting.
Entonces, la polémica hasta el momento sigue en auge y los organizadores del evento seguirán dando explicaciones, sobre que ellos no tienen nada que ver con las fiestas independientes que se celebran en la misma fecha.