Masturbarse todos los días ¿es bueno o malo?

26 febrero, 2018

Masturbarse todos los días ¿es bueno o malo?

¿Qué impacto tiene “consentir” día a día nuestro miembro?

Tal y como afirman los expertos, la respuesta a la cuestión de si es malo masturbarse por lo menos 1 vez al día es NO.

Ya que se trata de una conducta sexual completamente normal que te permite conocer las respuestas sexuales del propio cuerpo, así como la posibilidad de obtener placer sin correr riesgos y proporcionar también aspectos positivos a tus relaciones de pareja.

Beneficios de la masturbación 1 o 2 veces al día

De hecho, diversos estudios han demostrado que la masturbación reporta una serie de beneficios que permiten mejorar la salud y la vida sexual íntima individual y en pareja. Algunas de las ventajas señaladas son:

  • Conocer con detalle tus zonas erógenas y los puntos de tu cuerpo que mayor placer te generan, es una forma estupenda de descubrir lo que te gusta y mejorar así los encuentros sexuales con una pareja.
  • Permite averiguar cuáles son tus fantasías sexuales lo que también sirve para conocerte mejor a ti mismo en el plano sexual.
  • Tiene un efecto relajante tanto físico como emocional, ayudándote a descargar tensiones.
  • Es beneficiosa para desarrollar un mejor control eyaculatorio.
  • Ejercita la función eréctil debido a que se produce una mayor oxigenación de los tejidos.

Una vez sabidos sus beneficios, aléjate de los prejuicios y los mitos, toma en cuenta que la masturbación es una forma de autoexploración normal que te permitirá disfrutar al máximo de tu cuerpo y de tus relaciones sexuales.

via GIPHY

¿Cuándo debo preocuparme?

Aunque la masturbación frecuente es una práctica normal en la vida sexual, también existen casos en los que se convierte en una adicción ( de 5 a 8 veces al día ) la cual debe ser tratada por un especialista en sexología y psicología de inmediato para poder superar la dependencia.

Los signos que evidencian el padecimiento de una adicción a la masturbación serían los siguientes:

  • La necesidad de masturbarse es constante hasta tal punto que interfiere en la vida cotidiana impidiendo llevar a cabo las actividades que se realizan diariamente.
  • La necesidad de masturbarse incontrolable y que ocurre hasta en situaciones o contextos inapropiados como en lugares públicos, en el trabajo, en clase, delante de otras personas, etc.
  • Imposibilidad de pasar un tiempo prolongado sin recurrir a la masturbación.
  • Aparición de lesiones en la zona genital como irritación, inflamación y enrojecimiento y molestias en las manos y muñecas. / Créditos: Búscame en la web