El futbolista gay que también es porrista

18 enero, 2018

El futbolista gay que también es porrista

Harrison Wilkerson es un chico que vive sus pasiones sin importarle el qué dirán.

En dialogo con Gay Star News el joven futbolista ha expresado su amor por el deporte y la gimnasia competitiva.

Wilkerson aunque subraya que todavía “hay mucho trabajo por hacer” para llegar a la normalización de la sociedad, él se disfruta cada paso que da delante de los demás, porque lo hace con mucha pasión y deseo.

Comenzó a jugar fútbol desde muy pequeño, aunque desde ese momento quería en silencio ser porrista. “Siempre estuve interesado en los aplausos y en la ovación de las personas, pero esto solo lo pude conseguir hasta que ingresé a la universidad”.

El joven comenta que, al llegar a la escuela secundaria, ingresó a las filas del equipo del establecimiento educativo, sin embargo, sostuvo que al estar en los vestidores se sentía diferente a los demás compañeros.

Durante el 2015, Harrison Wilkerson reveló a la publicación Out Sports que “En el fondo sabía que era gay, y no había nada que pudiera hacer al respecto”.
“Quería ser muy heterosexual, pero en el fondo sabía que no podía negar quién realmente era”.

Durante la entrevista expresó que en un momento de su vida luchó para mantener oculta su sexualidad, incluso, llegó a plantearse el suicidio como una ventana para escapar de lo que sentía.

El cambio llegó cuando decidió salir del armario con sus familiares y amigos. La respuesta fue positiva y muchas personas lo aceptaron tal cual como es. Aunque, tuvo en la secundaria algunos roces homofóbicos.

Throwback to when I participated in straight boy activities

Una publicación compartida de Harrison Wilkerson (@harrison_wilkerson) el

Made the naughty list #inmycalvins

Una publicación compartida de Harrison Wilkerson (@harrison_wilkerson) el

 “Salí corriendo cuando desde la carretera un grupo de chicos me gritaban insultos homofóbicos desde la ventana del auto que estaba pasando”.

Ingresando a la universidad, Wilkerson decidió ingresar al equipo de porrista misto y allí cumplió otro de sus sueños, ser un gimnasta como desde pequeño lo había soñado. Este reto lo llevó a un nivel de exigencia grande que lo motivó a ser más fuerte cada día.

“Ni una sola vez me han hecho sentir incómodo por mi sexualidad”. Comenta Wilkerson a GSN confirmando que le “gusta la confianza que brinda cada miembro del equipo”.

“Realmente se crea una cercanía con cada miembro del equipo a diferencia de cualquier otro deporte que haya jugado anteriormente”.