Cantante de Imagine Dragons ovacionado por presentar documental sobre mormones Lgbt

29 enero, 2018

Cantante de Imagine Dragons ovacionado por presentar documental sobre mormones Lgbt

¡Qué bien!

El líder de Imagine Dragons, Dan Reynolds, estrenó un documental sobre mormones homosexuales en el Festival de Cine de Sundance el domingo, el cual ha recibido muchos aplausos.

El documento visual titulado “Creyente”, sigue el camino del cantante hasta convertirse en defensor de los mormones Lgbt, basándose en aceptación para poner fin a lo que ellos llaman una “vergüenza” por ser jóvenes queer dentro de una religión que no lo acepta.

Reynolds, que es mormón, se asoció con el director Don Argott para ponerle “cara a los sin rostro y una voz a los mudos”. Él dice: “A estos niños se les dice que su sentido más innato de ser es pecaminoso”, comentó al diario The Washington Post.

La religión mormona se compone de 16 millones de miembros en todo el mundo, y su postura sobre los derechos Lgbt es muy vaga. Pues bien, aunque en los últimos tiempos han tratado de terminar el acoso hacías los Lgbt, la posición que tienen frente al matrimonio es nula, haciendo que aquellos que opten por no vivir según el matrimonio tradicional, se queden en la castidad.

La Iglesia de los Santos de los Últimos Días afirma que “las relaciones sexuales son apropiadas solo para un hombre y una mujer legalmente casados ​​como marido y mujer”. Esto significa que toda actividad sexual entre personas del mismo sexo está prohibida y que las infracciones de esta ley pueden dar como resultado cargos disciplinarios impartidos por la iglesia.

En el documental Reynolds ha declarado que el aumento de las tasas de suicidio de los jóvenes, por ejemplo, en el estado de Utah, donde los mormones abundan, fue uno de los principales factores detrás de su decisión de iniciar a grabar “Creyente”.

La estrella de Imagine Dragons, que está casado con una mujer y tiene tres hijos, admitió que ha sido consciente de este problema al crecer con amigos mormones homosexuales que por temor a represalias nunca optaron por decir su verdad.